ALFREDO RODRIGUEZ: SOUNDS OF SPACE

0021044b_mediumCon tan solo 8 años de edad y siguiendo las instrucciones dadas por uno de sus profesores a sus padres, Alfredo Rodríguez fue expulsado del Conservatorio de Música Clásica de La Habana. No era considerado ni buen alumno, ni buen músico. Su puesto en el citado conservatorio debía de ser ocupado por otra persona que contara con aútenticas facultades musicales. Han transcurrido más de veinte años desde que Alfredo Rodríguez fuera declarado como “no apto” en el Conservatorio de Música Clásica de La Habana y hace tan solo unos días ha presentado su primer álbum de la mano del legendario músico, compositor, productor y auténtico Rey Midas de la música Quincy Jones. Puedo imaginar la cara que se les ha quedado a los responsables del Conservatorio de Música Clásica de La Habana. Pero el tributo que ha tenido que pagar este joven compositor y pianista es alto; aprovechando un concierto ofrecido en México, toma la difícil decisión de no regresar a su Cuba natal solicitando asilo en el país azteca. Sueños de juventud, ilusiones y lo más importante, su familia, no pudieron con la pasión que Alfredo Rodríguez siente por la música. Su pasión por la música está inscrita en su ADN, afición transmitida con verdadero cariño por su progenitor, uno de los cantantes más prestigiosos de Cuba y de quien heredó el nombre. Alfredo Rodríguez comienza a tocar música clásica, afición que compagina con la audición y práctica de la música tradicional cubana. A los 17 años de edad su vida da un giro radical al recibir como regalo de su tío un disco de Jazz. Es en este momento cuando se interesa por este género musical, convirtiéndose el Jazz en lo más importante de su vida. Según palabras del propio Rodríguez, el Jazz le permitía expresar sus sentimientos y su estado anímico, ya fuera bueno o malo. A este despliegue de sentimientos se une la improvisación, elemento musical que cautivó al músico y que le permitió incluso ser más libre. Quincy Jones entra en la vida de Alfredo Rodríguez cuando el legendario productor tiene la oportunidad de verle tocar el piano en Suiza, en el Montreaux Jazz Festival. Sin duda alguna Alfredo Rodríguez era un auténtico junkie (adicto a la música), no paraba de practicar y de componer. Con tan solo escuchar los primeros compases ejecutados magistralmente por Alfredo Rodríguez, Quincy Jones quedó seducido por el joven músico y decide apadrinarlo en el inicio de su carrera musical. Quincy Jones, en palabras del propio Rodríguez, se convierte en su segundo padre y en la persona más influyente. Quincy Jones no duda en hacer las gestiones necesarias para que el pianista haga su primera presentación musical en los Estados Unidos. De esta forma es incluido en el programa musical del prestigioso Playboy Jazz Festival. El lugar elegido para su debut no puede ser mejor: el escenario del Hollywood Bowl, auténtica meca de la música norteamericana. La mayoria de los temas presentados e interpretados por Alfredo Rodríguez son composiciones de su propia autoría. En su primera presentación en los Estados Unidos comparte escenario con figuras reconocidas en el género del Jazz como Patti Austin, Kenny G, Esperanza Spalding, Monty Alexander, The Neville Brothers, la Jack Sheldon Orchestra y el cuarteto de Anat Cohen, entre otros. El pasado 13 de Marzo Alfredo Rodríguez cumplía su sueño realidad y presentaba su primer trabajo discográfico bajo el titulo genérico de “Sounds Of Space”. El álbum se compone de un total de 11 composiciones, todas escritas y arregladas por Alfredo Rodríguez. El disco arranca con el tema titulado “Qbafrica”, merecido homenaje a Quincy Jones apodado por Frank Sinatra con el sobrenombre de “Q”. A este tema le seguirán composiciones tan brillantes como “Silence”, “Cu-Bob”, “April”, “Crossing The Border”, “Transculturation”, “Fog” o los muy latinos “Sueño De Paseo” o “…Y Bailaría La Negra?”, tema dedicado al compositor y pianista cubano Ernesto Lecuona. Alfredo Rodríguez, a lo largo de todo el álbum, mezcla y combina de forma magistral Jazz clásico con sonidos y ritmos latinos propios de su Cuba natal, llegando incluso a recordarnos con el sonido de su piano a músicos de la envergadura de Keith Jarrett, Oscar Peterson, Bud Powell o Thelonious Monk. Es obligatorio señalar que “Sounds Of Space” desprende signos de nostalgia hacia una tierra abandonada por un futuro mejor y así lo pone de manifiesto en temas como “Sueño De Paseo”, “Crossing The Border”, “Fog” o “…Y Bailaría La Negra?”. El pianista aprovecha este primer trabajo discográfico para rendir un merecido tributo al también pianista Bud Powell. El tema titulado “Cu-Bob” está dedicado a él y Rodriguez a lo largo de toda la ejecución del tema fantasea con la posibilidad de que el pianista norteamericano hubiera nacido en Cuba y de como hubiera sido su música si esto hubiera ocurrido. Alfredo Rodriguez plasma toda su fuerza y su impecable manejo del piano en el tema titulado “April”, composición de más de seis minutos de duración y donde tan solo se escucha el sonido de su piano. Otro de los temas a destacar en este excelente primer trabajo discográfico del pianista cubano es el titulado “Crossing The Border”, tema que compuso en sus primeros días ya establecido en los Estados Unidos y que refleja todas las emociones y esperanzas que suponen el abandono de su querida Cuba. Este primer álbum del pianista cubano es producido por Quincy Jones, contando con la producción asociada de Mark Ross. Destacar la presencia de Gretchen C. Valade como productor ejecutivo de Mack Avenue Records y de Adam Fell como coproductor ejecutivo de Quincy Jones Productions. Alfredo Rodríguez se acompaña a lo largo de todo el álbum de los bajistas Gaston Joya y Peter Slavov; de los baterías y percusionistas Michael Olivera y Francisco Mela; del saxofonista Ernesto Vega y de la flautista Santa Cecilia Quartet. El disco es presentado y editado por el sello discográfico Mack Avenue Records. Después de escuchar “Sounds Of Space” podemos afirmar que Alfredo Rodríguez es el pianista revelación de este año 2.012.

Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.