PEARI: MOONLIGHT SAX

41uR4zXAheL__SL500_AA300_Podemos afirmar de forma categórica que la música cubana está en su mejor momento. Cuba, la perla del Caribe, siempre ha contado con músicos excepcionales, tanto en épocas pasadas, como a lo largo de este recién estrenado siglo. Buen ejemplo de ello son músicos y artistas de la talla de Paquito D´Rivera, Mongo Santamaría, Tito Duarte, Arturo Sandoval, Ernesto Lecuona, Mario Bauzá, Alberto Falcón o el pianista de plena actualidad, Alfredo Rodríguez. De alguna manera, los ingredientes y ritmos cubanos han influido de manera notable en géneros musicales tan sobresalientes como el Jazz, llegando incluso a crear una denominación musical propia. La música en Cuba ha tenido una importancia sobresaliente y forma parte de su patrimonio cultural, patrimonio, que por otra parte, se ha exportado a otros países del mundo. Este el caso del compositor y saxofonista Pedro Ortiz de la Iglesia, conocido artísticamente como “Peari”. Nacido en la localidad de Camagüey, con tan solo siete años comienza su afición por la música, gustándole interpretar temas cantados en el poblado cubano de Elia. Su siguiente paso fue decidirse por el instrumento que debía elegir para así convertirse en músico. Por sus manos pasaron guitarras, acordeones y muchos más instrumentos, hasta que un día, rebuscando en un viejo baúl, llegó a sus manos un viejo saxofón. No lo dudo. Quedó cautivado por el brillante y a la vez suave sonido que salía de su campana. En poco tiempo logra dominar la técnica de ejecución del instrumento de forma autodidacta. Pedro Ortiz de la Iglesia, con el paso del tiempo se gradua de profesor instructor de música por el C.S.P. Francisco Muñoz Rubalcaba de la provincia de las Tunas, a lo que añadirá posteriormente, una licenciatura en educación musical por el Instituto Superior Pedagógico de Camagüey. Trabaja diez años como instructor y profesor de música obteniendo numerosos logros y reconocimientos. De su localidad natal salta a la ciudad de La Habana, ciudad donde empieza a foguearse como músico tocando para los turistas visitantes de la ciudad. Pone el sonido de su saxofón a disposición del septeto musical conocido como “Cagüairán”, convirtiéndose con este hecho en el precursor de la utilización de un saxo entre las agrupaciones musicales de La Habana vieja. Dirigiendo el quinteto musical “Son del Caribe”, tiene la oportunidad de viajar a España para promocionar la música cubana en la localidad costera de Cartagena. En el año 1.997, después de muchos viajes de ida y vuelta, fija su residencia en Cartagena. Aficionado y amante del Jazz más contemporáneo, publica su primer trabajo discográfico -“Piri”- en el año 2.000; pero tendrán que pasar más de diez años para que Pedro Ortiz de la Iglesia edite su trabajo más completo. “Moonlight Sax” ve la luz el pasado año y contiene un total de 10 temas, todos compuestos, arreglados y producidos por el propio saxofonista. Pedro Ortiz de la Iglesia se encarga de todas las interpretaciones de saxo alto y de guitarra, así como de la programación e interpretación de todos los instrumentos, tanto reales como virtuales, ocupándose igualmente de la orquestación, grabación y masterización de la totalidad del álbum. El disco arranca con el rítmico “Moonlight Sax”, tema que pone de manifiesto la querencia del saxofonista por los ritmos y sonidos procedentes de su Cuba natal. A lo largo de todo el primer trabajo de Pedro Ortiz de la Iglesia se combina la música latina con el Jazz más comtemporáneo y actual. Entre los temas más rítmicos destaca, además del que titula genéricamente el álbum, composiciones como “De Santiago A La Habana Pôr Autopista Norte”, “Si Te Vas”, “Amanecer” o “Cha Cha Soul”. El disco incluye también excelentes baladas como por ejemplo “El Arroyito Del Chino” o “Te Extraño” y también brillantes temas de Smooth Jazz como “La Libertad”, “La Luna En Tus Ojos” o “Chico Pelirrojo”. Sin lugar a dudas, “Moonlight Sax”, consolida la carrera musical de este excelente músico afincado en España.

Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.